Archivo para enero 2010

Prólogo

La atenta observación de los meteoros precedió al hecho de valorar la cantidad de nieve caída con regularidad en un lugar concreto, su acumulación en ventisqueros o su tardanza en derretirse. Esto ayudaría a fijar a posteriori el sitio puntual donde excavar el pozo, mejor que elegido al azar. Así, su llenado suponía menor esfuerzo.

Consecuentemente, en este trabajo hemos optado por interrogar al mundo rural: pastores, segadores, esparteros, canteros, albañiles, etc. ya que los pozos de nieve, para nosotros en particular, son recipientes de gran simplicidad –aun dentro de la ingente fábrica de algunos– que no requirieron de gente altamente especializada para ninguna de sus fases: señalamiento, construcción y conservación; pero sí de personas pragmáticas con gran capacidad de observación meteorológica.

Texto completo en PDF:

En pos de la predicción…

, , , , , ,

Buscador